CT estado seguro de salud para adultos http://www.totmataro.cat/comprar-kamagra.html pasar una prueba de droga de la esponja http://www.totmataro.cat/cialis-20mg-precio.html la mejor atención médica en el mundo

Crítica: The killer inside me – El asesino dentro de mí

ariamgele 10 Septiembre 2010 0

Esta película ha sido muy criticada y muy vapuleada por el contenido violento de sus imágenes. Y es verdad, no es para estómagos sensibles ya que la cámara acompaña y muestra sin pudor imágenes crudas e impactantes de violencia de género hacia los dos personajes femeninos principales (Jessica Alba y Kate Hudson).

Lou Ford, un ayudante de sheriff, protagonizado por Casey Affleck, posee una doble vida: se desempeña satisfactoriamente en su vida social y laboral pero oculta en su personalidad rencor, misoginia, y una tendencia sádica hacia la violencia y el asesinato. Por una venganza, Lou Ford planea asesinar al hijo de su mayor enemigo junto a la prostituta (Alba) de la que él es amante. Pero la violencia, según este argumento, engendra más violencia y es difícil de frenar. En eso recuerda a No country for old men.

Cuando hablamos de esta cinta deberíamos tomar dos criterios diferentes para juzgarla: El que se refiere a la forma, la manera en que está hecho el film y un segundo criterio referido al argumento o al contenido.

Si decidimos mirar la manera en qué está filmada la película, pocas palabras de objeción pueden surgir. La cinta se ve sólidamente conformada producto del oficio de su destacado director (Michael Winterbotton).

Las objeciones provienen más de su argumento ya que el asesino planea y lleva a cabo cruelmente sus asesinatos con una violencia inusitada hacia las mujeres que son sus amantes y con frialdad y ejecución hacia los hombres.


Ambos, forma y contenido se aúnan en la decisión del director de poner en primeros planos la violencia ejercida por el homicida, en todas sus víctimas. No es casual esta decisión ya que en sus palabras, Winterbotton deseaba retratar el impacto de las palabras del autor de la novela, Jim Thompson (uno de los representantes norteamericanos de la novela negra). Bucear en la mentalidad de ese individuo puede ser perturbador para los espectadores ya que el director ha decidido plasmar sin reservas el sexo sadomasoquista que excita a Ford, la crueldad hacia los más débiles (que se muestran extrañamente sumisos), y los crímenes más crueles y terribles que puede efectuar un ser humano aparentemente sano. Porque eso es quizá lo más perturbador del argumento: este sujeto ante la sociedad, no aparenta ser el psicópata que es.

Winterbotton seguramente estaba preparado para las críticas y para los reparos que se levantaron contra su última película pero su afán de ser fiel al libro y de transmitir el desagrado que pueden generar esas secuencias fue mayor y decidió tomar ese enfoque.

Las actuaciones son todas satisfactorias. Affleck interpreta con entereza al asesino que narra sus percepciones en primera persona y a través de sus ojos vemos la realidad pasada por su escalofriante filtro. Alba y Hudson componen el coro de amantes sumisas  que se entregan y confían en este homicida pero que en el fondo intuyen su perversa y oscura forma de ser.

Esta película debe verse pensando en la reflexión sobre la violencia que proponen el  autor de la novela y el director. Los espectadores más sensibles absténganse de ver este film que puede ser muchas cosas pero no agradable.

Imagen de previsualización de YouTube